Ixtaczoquitlán.- La camioneta que fue baleada por elementos de la Fuerza Civil el pasado fin de semana, quedó a disposición de la Fiscalía, es así como dio inicio al esclarecimiento de lo que sucedió aquella noche durante la confrontación entre sospechosos y policías estatales.

Se trata de una Vagoneta, Jeep, con placas TUC8302 de Puebla tipo Grand Cherokee.La inspección realizada por peritos determinó que presenta dos impactos, al parecer, por arma de fuego en la parte delantera y posterior de las llantas.Asimismo se indaga si forma parte de una investigación al ser partícipe de alguna situación anómala.

Se desconoce si realmente fueron detenidos tres individuos los que viajaban el día de los hechos, ya que sólo se trató de versiones vertidas por vecinos, pero no por dependencias oficiales.

Como se recuerda, los hechos ocurrieron el pasado sábado cuando la Fuerza Civil de, Tránsito y Policía Estatal implementaron diversos retenes en puntos claves con intersecciones en municipios aledaños a Orizaba.

Fue en un filtro de seguridado en el trébol de Escamela, donde policías de la Fuerza Civil se posicionaron aproximadamente a medio día.

Fue a las 19:30 horas cuando viajeros de la camioneta descrita no obedeciendo las indicaciones siguieron su camino a velocidad inmoderada.Inmediatamente se dio una persecución accionando, presuntamente armas de fuego, hasta lograr que la camioneta se detuveira.


De la Redacción