Agencias


El Futbol Club Barcelona debutó esta pretemporada con una cómoda victoria ante un flojo Celtic de Glasgow, al que dejó sin ninguna opción ya en el primer tiempo, en el que quedó fijado el marcador final (1-3).

Fue una primera parte fácil para un Barcelona que dominó a placer y sólo se complicó la vida cuando los dos centrales (Antonio Martínez y Mathieu) evidenciaron falta de temple con el balón en los pies.

Una acción fácil en la que el meta catalán envió el balón al central terminó con un fallo de éste en el control que aprovechó Griffiths a la media hora para empatar el partido (1-1), después de que Turan adelantase a los azulgranas con un gran gol (0-1).

A pesar del empate, el Barcelona volvió a hacerse con el partido y con el marcador, ya que un minuto después el Celtic devolvió el ‘favor’ y en un centro de Cámara, el central Ambrose envió el balón al fondo de su portería (1-2).

El tercer tanto azulgrana llegó tras una gran combinación de equipo, que arrancó con un cambio de juego de Messi, siguió con un pase en profundidad de Cámara a Suárez y un centro casi desde la línea de fondo del uruguayo a Munir, que entró por el centro y sólo tuvo que empujar el esférico dentro de la meta (1-3).

A pesar de que el dominio no fue tan perseverante, el Barcelona no tuvo ningún problema en el campo y disfrutó de un par de claras oportunidades para ampliar el marcador. En cambio se conformó con el resultado y ahora volverá a casa.