Hermosas y talentosas damas en el mundo del deporte, nos visitaron, para ser mas precisos en el engalanado nuevamente voleibol, tomando una regia bocanada de oxígeno dicha manifestación, para volver a colocar a la ciudad de Córdoba en el pináculo, cuando ya inició el Campeonato Mundial Sub 20, abriéndose de nueva cuenta las puertas de nuestro querido Diario, para recibir entre vivas y hurras a las que están luchando por el honor deportivo de México, como en antaño estas mismas puertas se abrieron para recibir a campeones olímpicos e inclusive a otroras reyes universales del boxeo profesional.

Como olvidar a la dupla genial en un cuadrilátero, formada por el ultimo gran ídolo del pugilismo azteca rentado Rubén El Puas Olivares y el cubano nacido en Matanzas, Ultiminio Ramos, dentro de uno de sus viajes a la zona cafetera a sostener lides de exhibición, sin olvidar también la presencia en la redacción de Chucho Castillo, otro de los boxeadores mexicanos que ostentaron títulos universales y admiraciones plenas.

Olivares posaría en una foto histórica con aquella su guardia escondiendo detrás de ella, todo un arsenal de cartuchos de dinamita, que lo hicieron ser un campeón con toda la barba, y con cierto gusto al pulque vendido en Córdoba, allá por el Barrio de Las Estaciones.

Llamando a la vez poderosamente la atención aquella visita del cordobés Miguel Layún Prado cuando aun traía pegado al cabello gran dotación de confetis tras la obtención del título de Liga con el equipo de las Águilas del América.

Y en aquella vieja y recordada redacción situada casi en el centro de la ciudad de Córdoba, la llegada de otros dos campeones olímpicos en la marcha, la del Sargento José Pedraza y la de Daniel Bautista, sabiamente entrevistado por el colega Antonio Delgado González.

Hoy son las voleibolistas de selección nacional, previamente ya coronadas por la población cordobesa en base a sus carismas y talentos, continuando la puerta de El Mundo.


Tomás Setién Fernández

El Mundo de Córdoba