Sorpresa paralizante al contemplar la camiseta de un joven supuestamente seguidor de la Selección de Rusia, dentro de la actividad del Campeonato Mundial de Voleibol Sub 20, portando una camiseta con la figura de Iósif (Joseph) Stalin, ya casi cruzando la barrera de las bien cuidadas puertas de acceso a las tribunas de la magnificente Arena Córdoba, llamando poderosamente la atención el ajuar del adolescente, que tras una rápida mirada no pasaba de los 16 años de edad.

No recordándose una situación igual en nuestra ciudad de tamaña admiración por uno de los personajes mas controvertidos, odiados o queridos en la historia de la Unión Soviética, nombre que paso a la historia de todos los tiempos como el hombre mas polémico que convertido en dictador ocupo el cargo de Secretario General del Comité Central del Partido Comunista de la URSS de 1922 hasta 1952, dejando el poder y sus métodos no del todo ortodoxos, para lograr convencimientos políticos en el 53, encontrando en la muerte por fin al adversario que logró vencerlo.

Bastante raro el hecho de contemplar tamaña camiseta con letras de molde rusas, enmarcando un rostro juvenil de Stalin, una prenda de vestir alejada a años luz de los grandes héroes deportivos rusos de todos los tiempos, digamos como aquel arquero que fue considerado el mejor del mundo en su tiempo Lev Yashin Alias La Araña Negra.

Aunque Stalin nunca fue ajeno a la manifestación deportiva, expresando sus biógrafos su apego, gusto y pasión hacia la práctica del Gorodoki, algo similar al juego de Bolos, en donde el hombre que fue odiado, amado y temido era todo un experto, arreglando mas de un asunto político dentro de la celebración de dicho deporte netamente ruso, en donde terminaba por burlarse de sus rivales en competencia tras conseguir.


Tomás Setién

El Mundo de Córdoba