El argentino Juan Martín del Potro puso en duda ayer su participación en la repesca de la Copa Davis ante Kazajistán al afirmar que tiene “otros desafíos”, y dijo que su nuevo entrenador debe tener la experiencia del estadounidense Pete Sampras o del brasileño Gustavo ‘Guga’ Kuerten.

“Me siento realizado con todo lo que hice en la Davis. Es un objetivo que se cumplió en 2016 y ahora me pongo otros desafíos en mi carrera, como la próxima gira sobre polvo de ladrillo o subir en el ranking”, dijo el número 34 de la clasificación de la ATP sobre la serie que se jugará el 15 al 17 de septiembre en Astana.

El tenista, de 28 años, dijo que a Argentina le podría haber tocado “un rival más fácil” y aseguró que el equipo argentino se ha acostumbrado a las dificultades de jugar de visitante en la Copa Davis. “Estamos acostumbrados porque el año pasado vivimos esa situación y la resolvimos”, analizó Del Potro, en alusión a la Copa Davis que Argentina ganó en 2016, con cuatro victorias como visitante.

Sobre sus objetivos para este año, dijo se preparó “muy bien” para competir en tierra batida, la superficie que más le cuesta. “No es sencillo para mí jugar en polvo de ladrillo pero tengo mucha ilusión porque hace años que no estaba en estos torneos y si me va bien tengo chances de sumar ”.


Agencias