La selección de Puerto Rico con Mike Avilés que impulsó tres carreras y tres anotaciones de Kennys Vargas y Carlos Correa, cada uno, derrotó por paliza de 13-2 a la de Venezuela y concluyó la segunda ronda de la cuarta edición del Clásico Mundial de Beisbol invicto y líder.

El duelo entre Puerto Rico y Venezuela (0-3), que estaba ya eliminada antes de disputarlo, no tuvo más historia que confirmar el gran momento de juego por el que atraviesa la selección boricua, que por segunda edición consecutiva llega a las semifinales, y ahora se ha establecido junto con Japón, como las dos únicas que están invictas.

Puerto Rico volvió a presentar un gran pitcheo, esta vez con José De León de abridor y cuatro relevistas, excelente defensa y el bateo explosivo y productor que ha sido decisivo en lo que va de torneo.

El partido ya quedó definido desde el inicio de las acciones cuando en la parte alta de la primera entrada, Puerto Rico anotó la primera carrera por mediación de Ángel Pagán en jugada de selección del segunda base T.J. Rivera que pegó una rola por territorio del campo corto de Venezuela.

El tercera base Correa puso el 2-0 en la pizarra en la tercera entrada con protagonismo también de Rivera que forzó error del primera base venezolano Hernán Pérez. De nuevo Correa con sencillo de Avilés subió el 3-0 y encaminó la victoria.


EFE