El Barcelona consumó de manera contundente su semana de redención tras caer contra el Alavés y, después de castigar con dureza al Celtic en Champions, hizo lo propio con el Leganés en su visita a Butarque (1-5).

A los quince minutos Messi bajó hasta campo propio para enviar de primeras un pase en profundidad al uruguayo Suárez. Iniciaron entonces los dos una carrera desbocada en paralelo que acabó en el área, con el primero empujando a la red la asistencia del segundo.

Ya con la tranquilidad de ir por delante y con los anfitriones dispuestos a seguir intentándolo, el equipo comenzó a encontrarse cómodo. Insua obligó al lucimiento de su compañero Serantes en un balón desviado mientras que Suárez y Messi volvieron a encontrarse.

Faltaba Neymar por marcar en la llamada ‘MSN’ y cumplió con su papel. Lo hizo al filo del descanso cuando puso el broche a una jugada que, de nuevo, había empezado con la combinación de sus dos compañeros de ataque. Todo sentenciado, pese a lo cual la grada despidió a los suyos al intermedio gritando ‘Lega, Lega’.

De vuelta al verde salieron otra vez los ‘pepineros’ voluntariosos y Koné puso a prueba a Ter Stegen. Menos necesitaron los azulgranas para aumentar la cuenta. En su primer acercamiento Bustinza derribó claramente a Neymar en el área. Messi transformó con acierto el penalti. Así el Barcelona espera una caída del Madrid para tomar el liderato.

 

Agencia EFE