Aquejado por la misma lesión en la muñeca que lo mermó en Roland Garros, el tenista español Rafael Nadal canceló su asistencia a Wimbledon, tercer Grand Slam del año y donde sólo defendería puntos de segunda ronda.

El mallorquín venía de un muy triste adiós en la arcilla parisina, pues su sueño de conquistar por décima vez la Copa de los Mosqueteros fue frenado por un problema en la muñeca, el cual lo obligó a retirarse un día antes de disputar su duelo de tercera vuelta.

En aquel momento, el ex número uno confesó que los médicos le aconsejaron parar actividad cuanto antes si no quería sufrir un daño en los ligamentos, lo cual lo tendría por un largo periodo lejos de las canchas.

Pero el tiempo le ganó a la rehabilitación, así que este jueves el dos veces monarca en la Catedral del Tenis (2008 y 2010) anunció su baja para el Major británico, pactado para iniciar el próximo 27 de junio.

"Hola a todos. Quería anunciar que tras consultar con mi doctor y vistos los resultados de la pasada revisión médica, no podré participar en la próxima edición de Wimbledon", lamentó.


Agencias