Londres 2012 fue la mejor actuación mexicana en Juegos Olímpicos fuera de territorio nacional. Una medalla de oro, tres de plata y tres de bronce, sumaron siete metales para los atletas aztecas, cifra a la que buscarán acercarse, pese a la complejidad del reto, cuando el olimpismo haga de Río de Janeiro su hogar exactamente en un año.

La clavadista tiene dos preseas Olímpicas, ambas en plataforma sincronizada de 10 metros. En 2008, junto a Tatiana Ortiz ganó la presea de bronce, mientras que en 2012 al lado de Alejandra Orozco conquistó la plata.

Los clavados son ya el deporte que más medallas olímpicas le ha dado a México con 13, por encima de disciplinas como boxeo (12) y atletismo (10). Alejados de los tiempos de gloria de Joaquín Capilla, la camada actual de clavadistas nacionales sigue luchando codo a codo con la élite mundial.

Tras ver los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 con su padre, Paola se trazó el objetivo de ir a la justa y subir al podio. Lo cumplió.

Consolidada como la mejor clavadista mexicana de todos los tiempos con dos medallas olímpicas, tres mundiales, ocho títulos panamericanos y tres centroamericanos, la exigencia sigue siendo la misma para sus cuartos Juegos: ganar una medalla.

La campeona mundial en 2009 buscará su tercera presea olímpica en la plataforma individual y en la prueba de sincronizados, al lado de Alejandra Orozco, con quien ganó la plata en Londres 2012.

"Es algo que quiero lograr. Voy a pelear por la medalla porque es algo que deseo hacer por mí, para mi felicidad, por eso me quedé otro ciclo olímpico más", asegura.

Agencias