Un punto de ganancia obtuvieron Cruz Azul y Tigres luego de no pasar del empate sin goles en la casa cementera.

A pesar de la necesidad de ambos clubes por ganar, y mantener sus aspiraciones de Liguilla, no pudieron concretar ninguna de sus jugadas ofensivas, sobre todo por la falta de puntería.

Del lado de La Máquina el más exhibido fue Martín Cauteruccio, quien llegaba tras marcar un “hat trick” a media semana en Copa, en donde lograron avanzar a las Semifinales, y tuvo en cada tiempo una opción clara de gol, pero terminó por mandar la pelota fuera del campo; de hecho poco después de su segundo error tuvo que dejar la cancha por una dolencia, en su lugar ingresó Benítez, con menos posiciones claras para anotar.

Ante las bajas de Ángel Mena y Joao Rojas por lesión, el técnico Paco Jémez echó mano de Christian Giménez y Richard Ruiz en su once inicial, pero ninguno de los dos pudo aportar el desequilibrio de los ausentes.

Por el lado de Tigres las ocasiones de gol tampoco faltaron, una de las más claras un mano a mano de Jurgen Damm contra Jesús Corona en el primer tiempo, el cual ganó el arquero celeste.

André-Pierre Gignac se mostró muy participativo en la delantera regia, pero tuvo pocas chances de gol, una de ellas en el complemento la dejó ir luego de que el “Chaco” lo alcanzara y le ganara el balón, todo de frente al arco celeste.

A pesar de los cambios tácticos ninguno de los dos estrategas, en la banca de Tigres dirigió Miguel Mejía Barón ante la suspensión de Ricardo ’El Tuca’ Ferretti, pudo cambiar el rumbo de partido.


Reforma