El Real Madrid salió airoso de su visita al Nuevo San Mamés, de donde se marchó con los tres puntos y su condición de líder fortalecida antes del parón en LaLiga Santander para cumplir con los compromisos de las selecciones nacionales.

El cuadro blanco, abanderado por la mejor versión del francés Karim Benzema, derribó el fortín de San Mamés, donde el Athletic encadenaba 19 partidos sin perder con 16 victorias entre ellos en la cancha.

Benzema, el mejor del partido, abrió el marcador en una jugada iniciada por un pase largo de Casemiro desde campo propio y continuada por Cristiano Ronaldo para servir a placer al francés.

Empató Aduriz ya en la segunda parte, cuando culminó una acción que nació de un centro de Iñaki Williams desde la derecha y cesión de cabeza de Raúl García que finalizó en el área pequeña el ariete internacional. Y cerró el marcador Casemiro, que remató totalmente solo y en el área pequeña un córner lanzado por Toni Kroos que peinó Cristiano.

El revés es un paso atrás para el Athletic de Bilbao, que no perdía como local desde que cayó ante el Barcelona en la primera jornada de Liga, que se estanca en su idea de progresar hacia la zona europea.


EFE